Utilidad de la filosofía: Sentimiento trágico de la vida

La respuesta a la pregunta ¿qué es el ser humano? condiciona, en cierta manera, el sentido que pueda tener la propia existencia. Si, por ejemplo, el ser humano es alma intelectiva -Aristóteles- el sentido de nuestra existencia radicará en vivir conforme a la razón.

Un claro ejemplo de esta simbiosis -y que puede resultar interesante como ejemplo a mostrar a los alumnos/as- es la propuesta filosófica de Miguel de Unamuno (1864-1936) En Unamuno, esta correspondencia alcanza su mayor radicalidad: el sentimiento trágico de la vida.

Experimentamos que la vida es pura tragedia: estamos abocados a la muerte y, hagamos lo que hagamos, el desenlace final siempre es el mismo. Por eso, filosofamos, el corazón se rebela y espolea a la razón para que encuentre un sentido a la existencia. ¿Cuál es la esencia de la vida? No morir, el deseo de eternidad. Surge, así, la angustia que, en Unamuno, queda asociada al conflicto entre fe y razón.

El pensamiento de Unamuno es, en sí, paradójico. Quizás, por este motivo, su filosofía no sea fácilmente traducible a un todo ordenado. Será en sus obras literarias donde encontremos las pistas necesarias para profundizar en su propuesta.

Algunos ejemplos

Niebla: inmortalidad, inadecuación del ser humano, existencialismo.

San Manuel Bueno, mártir: alternativa entre una verdad trágica y una felicidad ilusoria.

Abel Sánchez: una historia sobre la envidia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s