Para cinéfilos: Napola (II)

Napola 7.jpg

Las Napolas

Las Napolas o Nationalpolitische Erziehungsanstalt (escuela política nacional) fueron internados de segunda enseñanza de las juventudes Hitlerianas que, desde 1933, actuaron como “centros de educación para la sociedad”.

El asistir a esta escuela permitía un ingreso posterior en la universidad. Eran similares a las escuelas de Adolf Hitler (Adolf Hitler Schulen – AHS) y las SS-Junkerschulen, escuelas de élite para la formación de los futuros líderes nacionalsocialistas. En total hubo 38 Napolas para jóvenes varones en edades comprendidas entre los diez y dieciocho años.

  • Objetivo de las Napolas:  crear una nueva generación de lideres para el .ámbito político, militar y administrativo del Estado nazi.
  • Metodología: Enseñanzas académicas sesgadas y mediatizadas por la ideología totalitaria y en un régimen de férrea disciplina militar.
  • Criterios de admisión: Ser un perfecto ario. Friedrich superará estas pruebas tras ser sometido a un minucioso análisis corporal y mental.
    • ¿Y por qué quieres ingresar en una de las escuelas del Führer?  Porque deseo servir al Führer, al pueblo y a la Patria en un puesto de responsabilidad. (Friedrich tras superar las pruebas físicas. Solo restaba encajar mentalmente)

Los protagonistas

Napola 8

Friedrich, miembro de una familia humilde y trabajadora. Su padre es crítico con el régimen nazi. El joven trabaja en una carbonera y se traslada por Berlín en bicicleta.

Sus condiciones físicas son extraordinarias y posee un gran talento para el boxeo. Sueña con triunfar pero ni siquiera podrá continuar con sus estudios, acaba de terminar el Bachillerato, dada las penurias económicas en las que viven.

Por ese motivo, aceptará la oferta de ese profesor para ingresar en una Napola. Lo hará desafiando la prohibición de su padre. De no hacerlo, nunca será nadie.

Sin embargo, y pese a esa ambición y al chantaje con el que amenaza a su padre si decide ir en su búsqueda, Friedrich es noble. Por ese motivo, sufrirá una enorme erosión personal durante su estancia en la Napola. Para ser alguien, deberá pagar un precio muy alto. 

Napola 9Albrecht, hijo de un influyente dirigente nazi. Ingresa, como Friedrich, en la Napola pero por motivos diferentes. La decisión parte de su padre. El joven no la comparte pero no le queda más opción que aceptarla. 

Albrecht, al contrario que Friedrich, se caracteriza por su intelectualidad, sensibilidad, amor por la humanidades y por un gran talento para la escritura. No sueña con triunfar, sino con transformar ese mundo en el que vive -impregnado de totalitarismo- y que no comparte. Mientras Friedrich golpea con sus puños, él preferirá hacerlo con sus palabras. 

Sin embargo, al igual que Friedrich, sufrirá esa misma erosión personal. Quizás, por este motivo, sabedor uno del otro de ese sufrimiento interno, se convertirán en grandes amigos. 

Acercamiento filosófico

-Se establece, desde el principio, un estremecedor paralelismo entre las enseñanzas que reciben los jóvenes en la Napola y el entrenamiento específico, como boxeador, que recibe Friedrich. 

  • Su entrenador le enseñará que la clave del éxito no reside en la fuerza, sino en la falta absoluta de compasión para con el oponente.

Palabras del entrenador a Friedrich: Tienes fuerza y talento pero debes trabajar la técnica. No golpees nunca si no tienes equilibrio y ataca de frente solo cuando tengas ventaja. Hazlo con toda tu fuerza y sin compasión. Tienes que estar dispuesto a ello. En esos momentos, haz desaparecer de ti todo rastro de humanidad, toda esa compasión aprendida y el falso pudor. Solo cuando puedas hacer eso conseguirás explotar tu potencial. Y solo entonces estarás listo para los combates de verdad. 

  • En la Napola, elevarán ese siniestro ideal a norma de conducta contra todos los pretendidos enemigos del régimen.

Discurso de Bienvenida a los alumnos: Alumnos, profesorado, reciban mi bienvenida más cordial al curso lectivo de 1942. A todos los nuevos alumnos les quiero decir, expresamente, que este es un lugar en el que se les formará sin considerar su origen, ya seáis hijos de campesinos o de empresarios; en esta escuela sois todos iguales. Formaréis la futura élite de nuestro imperio de los mil años. Los hombres hacen la historia pero nosotros hacemos a los hombres. Aquí os cuidaremos y no dejaremos de pulir el diamante en bruto que hay en vosotros hasta que se convierta en una reluciente piedra preciosa pues cuando, al fin, llegue la victoria definitiva necesitaremos dirigentes regionales […], dirigentes para Washington, Moscú, Londres o Ciudad del Cabo. Por ello, aprovechad el tiempo, endureced el cuerpo y el espíritu y sed nobles y fieles camaradas.  

Napola 10.png

-La manipulación de las mentes y las conciencias. El débil es despreciado. Objeto de este desprecio será unos de los compañeros de los protagonistas, el joven Siegfried Gladen que, ante la presión a la que son sometidos, mojará la cama por las noches.

Por este motivo, será humillado por sus profesores y, especialmente, por el de Deportes. Esta humillación será descrita y reflejada con suma crudeza en una de las escenas de la película y en las que el profesor infiere un castigo al  resto de compañeros, castigo que durará hasta que Siegfried no reconozca que es indigno ejemplo de joven alemán.

  • De esta forma, el sistema anulará al débil presentándolo como un mal que perjudica al resto. Al mismo tiempo, reforzará el ideal a conseguir instaurando el miedo a un posible rechazo de los demás si no se es lo suficientemente fuerte.
Napola 11
El joven Siegfried Gladen, instantes antes de ser brutalmente humillado

-La propaganda nazi pretendió ganar la batalla de las ideas con un discurso vertebrado en dos ejes: el orgullo de ser alemán -superioridad de la raza aria- y el odio acérrimo a los enemigos del Reich alemán -judíos y comunistas-. 

  • En la película, paradójicamente, y en un entrenamiento con granadas de mano, uno de los estudiantes se bloquea mentalmente a la hora de lanzarla. La granada cae al suelo y justo al lado de los muchachos. El profesor de Deportes se limita a huir. Siegfried, en un acto heroico cubrirá con su cuerpo el artefacto. Salvará a muchos con su heroísmo. Morirá en el acto. 
  • Los dirigentes nazis, con el padre de Albrecht a la cabeza, utilizarán la tragedia para presentar al desdichado Siegfried, hasta entonces denostado, como un héroe. El dirigente Stein -padre de Albrecht- pronunciará un discurso de homenaje -propaganda- en el que mostrará, al mismo tiempo, el porqué del desprecio hacia su hijo: 

Nos hemos reunido hoy para honrar a vuestro camarada Siegfried Gladen, el héroe. En un momento de máximo peligro, el supo sacrificarse por la comunidad de forma ejemplar. Dio su vida para salvar la vida de veinte de sus camaradas. El alumno que yace en este ataúd, en los últimos segundos de su vida no vaciló sino que actuó. El pensamiento no es adecuado en estos tiempos, los intelectuales no nos sirven en este momento. Lo que ahora necesitamos son jóvenes que actúen.

Cada uno de vosotros debería preguntarse por qué no se ha lanzado sobre la granada cuando estaba en el suelo delante de vosotros; cada uno de vosotros debería preguntarse si antepone su vida a la de los demás camaradas y si es así,  por qué.

Nuestros cuerpos no nos pertenecen solo a nosotros; pertenecen a la comunidad, a nuestro país y, sobre todo, a nuestro Führer.  ¿Y que puede que coronar nuestra vida mejor que una muerte heroica? 

Siegfried Gladen, la comunidad te da la gracias y no te olvidará nunca. 

Napola 11

-Los protagonistas, amistad y evolución vital. 

(Próximo Post)

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s